Ministero della Difesa

Logo della rivista on line Informazioni della Difesa
Versione Italiana English version Version en francais Version espanol

El conflicto en Mali

Osservatorio Strategico - Alessandra Mulas

Roma,  4 aprile 2013

Los orígenes del conflicto en Mali se encuentran en el reto que están afrontando todo el Norte de África y el Oriente Medio desde el estallido de la llamada Primavera Árabe. Los Tuareg reclaman desde hace mucho la independencia de Azawad, el territorio en el Norte del Mali donde viven sus tribus. Este territorio, que forma parte de un área más amplia llamada “Sahel”, se ha convertido en el centro de una guerra cuyos orígenes se encuentran en Libia.

Los Tuareg participaron en la Guerra Civil libia como mercenarios al sueldo de Gadafi y volvieron a Mali armados suficientemente para poner en crisis al gobierno. El hecho de que sus demandas permaneciesen desatendidas combinado con la influencia creciente de los movimientos jihadistas (AQMI – Al Qaeda en el Magreb islámico, MUJAO y Ansar al-Din) dio lugar al nacimiento del MNLA – Movimiento Nacional de Liberación de Azawad, el movimiento tuareg en contra del gobierno de Bamako en las áreas de Tombuctú, Gao y Kidal.

La escasa preparación militar de las fuerzas gubernamentales facilitó la conquista del Norte del Mali por los rebeldes. Después de haber aprobado dos resoluciones, la comunidad internacional decidió intervenir otorgando el mandato oficial a ECOWAS, la Organización Económica de los Estados Africanos Occidentales. La UE también participó con una misión de adiestramiento para el ejército de Mali (EUTM) y Francia envió 2500 soldados para detener el MNLA y los jihadistas que amenazan Bamako.

Hasta ahora los franceses y las tropas malienses han recuperado parte del territorio pero la situación permanece incierta. Existe espacio de maniobra para la ideología jihadista en las áreas rurales y esto representa sin duda un elemento de inestabilidad que puede trasladarse a otras áreas críticas vecinas. La lucha contra el terrorismo debería volverse más pragmática incluyendo la implementación de programas sociales, económicos y educativos para contrarrestar el radicalismo religioso y el aumento de la inestabilidad.